Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat. Ut wisi enim

Suscríbete a nuestra lista de correos

Recibe mensualmente el contenido más destacado de cómo la ciencia, la tecnología, el emprendimiento y la innovación pueden incidir significativamente en la reducción del daño para crear un futuro mejor.

    Existen variadas formas de hacer compost y elegir la más conveniente dependerá básicamente del tiempo que se le pueda dedicar y el espacio disponible. Vivir en un apartamento no es una excusa.

    Lo primero que hace Altair Rodríguez cuando tiene de frente a una persona interesada en el proceso de compostar, es explicarle la grandeza de esta acción tan simple y a la mano.

    “Estamos alterando tanto lo que sostiene la vida, que es un imperativo hacer transformaciones dramáticas. Y una de las más poderosas que puede hacer todo individuo es justamente esa, transformar lo que mal llamamos basura en abono”, adelanta la fundadora de Tierra Urbana, una iniciativa que ofrece servicios de asesoría, educación y manejo de residuos orgánicos en establecimientos urbanos, que pueden ser desde apartamentos, hasta restaurantes.

    El término “compostar” hace referencia al proceso de transformar los residuos orgánicos en abono, que comienza mezclando y almacenando materiales húmedos, como las cáscaras de frutas y vegetales, con elementos secos como las hojas secas, cartón e incluso periódico.

    “Con el tiempo, eso se convierte en abono porque las bacterias y hongos que están en vegetales y hojas ayudan a degradar esa materia orgánica”, agrega Altair. En términos prácticos es una labor idónea para “cerrar un ciclo”, es decir, devolver a la naturaleza el alimento que ha dado, en lugar de continuar el proceso lineal de producir alimentos, consumirlos, desecharlos, y de paso contaminar.

    Incluso, como acción personal y sostenible, Altair explica que es más inmediata y directa que el reciclaje, en el que los ciudadanos solamente manejan un primerísimo paso de la cadena, que es recaudar los materiales reciclables y depositarlos en puntos identificados. “Entonces, depende de que alguien venga y lo recoja como tiene que recogerlo, y después, en algún lugar, lo acopie como se tenga que acopiar y que después, en algún lugar, se transforme en algo útil otra vez. En compostaje eso no pasa, porque tú puedes en tu casa asegurarte de que la trasformación de residuos sólidos se convierta en abono para tus plantas”.

    ¿Por dónde comenzar?

    Lo primero es informarse. Existen variadas formas de hacer compost y elegir la más conveniente dependerá básicamente del tiempo que se le pueda dedicar y el espacio que se tenga. Vivir en un apartamento no es una excusa.

    El mecanismo de Bokashi -materia orgánica fermentada-, que impulsa Tierra Urbana se basa en acumular en una cubeta especial los restos de comida, compactarlos, agregarle un polvo, que es un inóculo de microorganismos benéficos que facilita la fermentación de los residuos, y almacenarlos.

    “A diferencia de otros procesos, (con el método Bokashi) puedes echar cosas cocinadas, lácteos, carnes que en otros métodos no se recomienda”, agrega Altair.  Eso sí, lo que resulta de esta descomposición que se hace en casa es un “pre compost”, que se debe enterrar para cerrar el ciclo. Tierra Urbana recomienda este método para quien no dispone de mucho tiempo ni espacio. Y ofrece el servicio de recoger el pre compost en puntos específicos para concluir el proceso.

    Pie de foto: “Una de las cosas más increíble de comportar es cómo nos empodera, porque vemos la transformación de lo que hacemos”, cuenta Altair Rodriguez, creadora de Tierra Negra que brinda estas asesorías y opciones de compostaje en sus redes sociales en @tierranegradr | Crédito: Tierra Urbana

    Otras iniciativas en el República Dominicana que ofrecen asesorías, seguimiento y opciones de compostaje son La Huertica Urbana, Quisqueya Compost y Fundación Compostopia. Todas son fáciles de identificar en las redes sociales.

    “Una de las cosas más increíble de comportar es cómo nos empodera, porque vemos la transformación de lo que hacemos”, cuenta Altair. Por allá por el 2015 fue cuando hizo de principio a fin su primer compostaje: “Cuando vi ese primer proceso de transformación de basura en una tierra con olor a bosque, yo no te puedo explicar lo que uno siente, uno siente que eso te da sentido a la vida”.

    Redes:

    Tierra Urbana. https://www.instagram.com/tierraurbanard/?hl=es-la

    La Huertica Urbana. https://www.instagram.com/lahuerticaurbana/?hl=es-la

     Quisqueya Compost. https://www.instagram.com/quisqueyacompost/?hl=es-la

    Compostopia. https://www.instagram.com/compostopiard/?hl=es-la