Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat. Ut wisi enim

Suscríbete a nuestra lista de correos

Recibe mensualmente el contenido más destacado de cómo la ciencia, la tecnología, el emprendimiento y la innovación pueden incidir significativamente en la reducción del daño para crear un futuro mejor.

    Juanita, Pepe y Lupita, son los manatíes protagonistas de esta historia de libertad escrita en República Dominicana, que le dio al país la primera experiencia de devolver al mar a unos mamíferos que por años vivieron bajo el cuidado humano, en un acuario. Este proceso ha dado la oportunidad de estudiar con más profundidad a estos manatíes antillanos en lista roja de peligro de extinción, de contribuir con su preservación y de sorprenderse por los datos que han revelado en su seguimiento a la liberación.

    Juanita, Pepe y Lupita, son los manatíes de República Dominicana que se devolvieron tras vivir por años vivieron bajo el cuidado humano en un acuario. Crédito: Recursos Marinos

    Nina Lysenko, directora de Recursos Marinos del Ministerio de Medio Ambiente, explica que ya en mar abierto desde junio pasado, los animales han roto muchas suposiciones o teorías de cómo reaccionarían a esta vuelta al mar.

    Se creía, por ejemplo, que los animales de especie Trichechus manatus se quedarían rodeando la pequeña ensenada vigilada de Bayahíbe que les sirvió de casa durante seis meses (desde diciembre hasta junio del 2021), para su adaptación previo su liberación al mar. Además, tenían la idea de que los tres animales se mantendrían juntos, porque juntos vivieron en el Acuario Nacional. “Ocurrió (en realidad) que cada uno tomo su decisión. No permanecieron juntos, no fueron tampoco acompañándose, o guiándose por los manatíes del área”, cuenta la funcionaria.

    Resultó, además, que Lupita en muy pocos días se alejó bastante de la bahía acordonada, tomando una ruta hacia la isla Saona, un comportamiento que tampoco se podía prever. “Se alejó con mucha confianza, muy independiente” agrega Lysenko. Coincide este comportamiento con que Lupita fue, de los tres, la que permaneció menos tiempo en cautiverio, porque fue rescatada en el 2018. Pepe y Juanita tenían desde el 2012 viviendo en el Acuario Nacional.

    Nina Lysenko, directora de Recursos Marinos del Ministerio de Medio Ambiente, explica que ya en mar abierto desde junio pasado, los animales han roto muchas suposiciones o teorías de cómo reaccionarían a esta vuelta al mar. Crédito: Recursos Marinos.

    Otro dato interesante es que Juanita se trasladó a los ríos. Permaneció en río Chavón unos 15 días, salió de ahí, y luego fue a río Salado. La razón de esta conducta no se puede explicar, dice  Lysenko, porque ella no fue rescatada en el río. De Pepe, cuenta que permanece bastante tiempo en la marina de Cap Cana. Coincide en que Pepe fue rescatado en un ambiente de una marina, del río Haina. “¿Que podemos pensar sobre todo esto? Simplemente constatar estos datos, hacer nuestras teorías. Pero todas las teorías se tienen que confirmar después con monitoreos, datos que podrían arrojar una conclusión basada en ciencia, con exactitud”.

    “Tras la liberación, no todos tienen los mismos parámetros de cautiverio que tuvimos, es decir, nuestro caso es muy particular y de mucha importancia, porque revela una enorme cantidad de datos que no existían antes”, insiste la funcionaria sobre esta experiencia dominicana.  Esta fue una iniciativa única en el país, que supuso un enorme reto devolver, no uno, sino tres manatíes a su hogar.  Veterinarios, biólogos, técnicos cuidadores, fueron parte del equipo multidisciplinario que ejecutó este plan.

    Este plan para devolverlos al mar, conocido como “Operación pronto en casa”, contempló un proceso de varias etapas para que los animales acostumbrados a la atención humana y a ser alimentados con zanahorias, lechuga y otros vegetales en el estanque del Acuario, rompieran este ciclo. Crédito: Recursos Marinos

    Cronología de la libertad

    Juanita fue rescatada en el mes de agosto en la zona de Bayahíbe, luego de recibir varias puñaladas. Fue encontrada malherida debajo de un muelle. Ese mismo año, en octubre, Pepe fue rescatado en orillas del río Haina, con heridas también.

    2018. Lupita fue rescatada en Luperón, Puerto Plata, con una herida.

    13 diciembre del 2020. Fueron trasladados los tres manatíes a una ensenada vigilada, en Bayahíbe.

    27 de junio 2021. fue retirada la malla que los en la pequeña ensenada de Bayahíbe, y así conocieron la libertad total del mar.

    Juanita y Pepe fueron rescatados de su hábitat natural en el año 2012 y Lupita, en el 2018. Todos fueron hallados con heridas, y llevados al Acuario Nacional, donde permanecieron hasta diciembre del 2020.

    Este plan para devolverlos al mar, conocido como “Operación pronto en casa”, contempló un proceso de varias etapas para que los animales acostumbrados a la atención humana y a ser alimentados con zanahorias, lechuga y otros vegetales en el estanque del Acuario, rompieran este ciclo. Esta adaptación, incluyó que sus cuidadores dejaran de darles cariño, o hablarles y que los animales aprendieran a alimentarse en condiciones naturales.

    La “Operación pronto en casa” tuvo dos momentos trascendentes. En diciembre del 2020, fueron trasladados del Acuario Nacional a una pequeña ensenada controlada en Bayahíbe. Su estadía durante seis meses en esta área fue una especie de “liberación suave”, en el que los animales aprendieron a comer pasto marino, y adecuarse a lo que sería su nuevo hogar en el mar.  Seis meses después, en junio del 2021, fue retirada la malla de la ensenada, que los separaba del mar.