Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat. Ut wisi enim

Suscríbete a nuestra lista de correos

Recibe mensualmente el contenido más destacado de cómo la ciencia, la tecnología, el emprendimiento y la innovación pueden incidir significativamente en la reducción del daño para crear un futuro mejor.

    El consumidor actual tiene mucha fuerza, decide qué modelo de mundo quiere y qué marcas quiere apoyar, y la moda no está exenta de esta realidad. Como toda persona, familia o negocio, esta industria impacta el medioambiente, lo cual precisa de innovación para reducir su huella en nuestro hogar, que es el planeta.

    Cuando se es consciente de que confeccionar un jean de manera tradicional requiere 7,500 litros de agua, es necesario hacer un alto y pensar en cómo reducir el daño producido por la moda, la segunda industria más contaminante del mundo, que emite más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos.

    Desde hace años se viene debatiendo sobre el concepto de moda sostenible, que en palabras de Mabell Damirón, empresaria de la moda experta en sostenibilidad, es mucho más que preservación ambiental. También es el balance de la integración de criterios sociales, económicos y ambientales.

    Explica que la moda es la industria perfecta para fomentar la economía circular, amparada en factores del ecodiseño y la aplicación en todo el engranaje productivo de las diversas R´s que promueven la producción responsable: rediseñar, reusar, reducir, reciclar y revalorizar.

    Mabell Damirón es la creadora y CEO de MD Store, la primera Casa de Moda Sostenible en República Dominicana

    Marcas y consumidores más responsables en 5 pasos

    Una marca de cualquier tipo de pieza puede implementar medidas internas y externas que fomenten la preservación del medioambiente en su ADN:

    Fabricar con materias primas totalmente naturales, es decir, cultivadas con agricultura ecológica. Estas materias pueden ser algodón, fibras vegetales, lino o seda.

    1. Fomentar el empaque reutilizable.
    2. Reducir el consumo de agua y energía.
    3. Reciclar los residuos generados.
    4. Generar conciencia sobre la reutilización de piezas.

    Cada vez más surgen consumidores mejor informados y exigentes con relación a la trazabilidad de las piezas que adquieren. Hay cuatro pasos para ser amigables con el medioambiente a la hora de escoger la ropa:

    1. Apoyar a los comercios que defienden la moda sostenible.
    2. Reutilizar las prendas.
    3. Elegir consumir local.
    4. Investigar de dónde proviene la pieza.
    5. Validar el tipo de material utilizado.

    La moda sostenible tiene un repercusión transversal en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), sin embargo, resaltan: producción y consumo responsable, crecimiento económico, reducción de desigualdades y acción por el clima.

    La moda sostenible tiene un repercusión transversal en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), sin embargo, resaltan: producción y consumo responsable, crecimiento económico, reducción de desigualdades y acción por el clima.

    Moda Upcycling

    Un fenómeno que cada vez más capta la atención tanto de grandes marcas comerciales, de lujo y de emprendedores es el concepto Upcycling. El Upcycling consiste en aprovechar productos, residuos o materiales de desecho con el objetivo de fabricar nuevos productos o materiales de mayor calidad. Por ejemplo, convertir un traje sastre que ya no vamos a usar en un vestido u otras nuevas prendas, y así prolongar la “vida” útil del mismo, reduciendo así el impacto medioambiental. Esta tendencia lleva ya varios años recorriendo Europa y ya se está introduciendo con fuerza en América Latina.

    Iniciativa local

    República Dominicana es parte de esta revolución en el mundo de la moda que busca dar una nueva cara en su convivencia con el medioambiente. Mabell Damirón es la creadora y CEO de MD Store, la primera Casa de Moda Sostenible en República Dominicana que surge con el propósito de generar un espacio de moda circular, estructurado bajo un esquema de triple impacto que fomente el consumo y producción responsable a clientes, la producción ética a proveedores y apoya la moda local generando un espacio de exposición para talentos locales.

    ¡La moda sostenible no es una moda!,  vino para quedarse y ser de manera creativa y con estilo, una solución a largo plazo para que estar a moda no tenga un costo tan ambiental alto y perjudicial para el planeta.